Problemas en la escuela

Por Angelo Tazza

Los problemas en la escuela tienen una repercusión en cómo se siente el niño(a), es decir su parte afectiva, el modo cómo se relaciona con las demás personas, en otras palabras, el desarrollo social de la persona, y qué tan dispuesto se halla para aprender las materias y adquirir los diversos conocimientos que se infunden en las clases, es decir, el lado intelectual del estudiante. De este modo, resulta fundamental conocer cuáles son los principales problemas que los niños y jóvenes atraviesan a lo largo de su etapa escolar. Para esto, se ha detectado una serie de dificultades que se expondrán a continuación.


  1. El Bullying:


El Bullying o también llamado acoso escolar ocurre cuando un estudiante abusador (o también llamado victimario) ejerce violencia, ya sea físico (como golpes, empujones, etc.), o verbal-psicológico (como insultos, apodos, burlas, etc.). Las consecuencias de esto producen en la víctima diversos problemas: aislamiento, pérdida de confianza, disminución del rendimiento académico, problemas físicos (moretones, huesos rotos), depresión, etc. La ignorancia o la pasividad de las personas que le rodean como pueden ser compañeros de clase o profesores, implica mayores riesgos. Muchas veces el agresor puede recurrir al bullying como vía para calmar la rabia que lleva por dentro a causa de problemas familiares, así como también como una forma de repetir conductas vistas en casa.


  1. Clases sociales:


Dentro de la escuela existen diversas realidades, tanto familiares como económicas. Si bien todos los alumnos que estudian en un centro educativo cumplen con lo requerido para la matrícula y/o mensualidad, no siempre basta esto para suplir todo lo que se exige dentro de las clases. En la clase de arte se exigen ciertos materiales, en la clase de educación física se exige cierta vestimenta, calzado, útiles de aseo. En los otros cursos se exigen libros, cuadernos, etc. Al no poder cumplir con todo ello las familias por más esfuerzo que se trate de hacer y que por falta de recursos económicos uno de sus alumnos no pudo llevarlo, mientras que todos los demás sí no podría pasar desapercibido, y es ahí cuando comienza el rechazo hacia ese alumno o peor aún cuando comienza el bullying hacia él o ella. Tal vez eso pueda traducirse en incumplimiento de labores, pero la realidad es que los recursos no son suficientes en su familia, hecho que desde el hogar trae consigo estrés, bajo rendimiento académico y aislamiento. No renovar útiles, calzado, uniformes e incluso la falta de aseo personal por la escasez de recursos son problemas que orillan a los alumnos a no querer volver a la escuela.


  1. Fobia social


Son los síntomas de una fuerte ansiedad que presentan los estudiantes al verse expuestos ante una evaluación de las demás personas. Esto se acrecienta cuando el entorno de clase resulta hostil. Es decir, que para un chico o chica que sufra de bullying, resultará más probable experimentar esto, pues sentirá que ante el mínimo error que pueda expresar ante una exposición sabrá que sus compañeros lo utilizarán para burlarse más de él o ella. Normalmente la persona que padece de fobia social, siente un temor muy grande a cometer un error o equivocarse delante de otras personas. Esto se expresa a través de sudoración en las manos, rostro sonrojado, dificultad para respirar, temblores corporales, aceleración del ritmo cardiaco, etc. Este problema tiene que ver con el diseño del sistema educativo, el cual es estructurado para que los alumnos recién se vean en la necesidad de exponer en los últimos años de formación escolar, lo cual los deja muy inexpertos en el momento que llega la hora y los hace atravesar por momentos vergonzosos y traumáticos que muchas veces los marcan.


  1. Acoso al docente


El acoso al docente, o también llamado “mobbing a los profesores” se da cuando los alumnos atacan y hacen burla del docente. Desde ponerle apodos, hasta faltarles el respeto con el fin de hacerse ver los más rudos de la clase, o el “payasito” de la promoción. Muchas veces esto se da por la falta de autoridad del docente y la falta de respeto a la autoridad que viene desde casa. Es decir, alumnos que viven en hogares donde no se les enseña el respeto a las personas mayores, los límites y modales, son los más propicios para ser quienes realizan este acoso al docente. Esto tiene una repercusión en generar una desmotivación del docente y hasta una renuncia por parte de este si es que la situación llega a un extremo. A su vez, puede generar que el docente tome una actitud muy radical y realice sus clases con mucha severidad y sobre exigencia, en la cual muchos alumnos no logren aprobar el curso. A su vez, no solo los alumnos son los que pueden atacar al docente, sino también los padres de estos ante el hecho de no ver los resultados que esperan en las notas de sus hijos.



Estos cuatro problemas que se han tratado en este texto suelen darse con mucha frecuencia en la escuela y como han visto tienen repercusiones tanto en el ambiente socioemocional del estudiante como también en la oportunidad que aprendan bien o no las materias que se imparten en el colegio. Lo mejor para tratar dichos problemas es a través de una conversación sincera con cada uno de nuestros hijos y ofrecerles una escucha y atención a los problemas que puedan presentar, sin intento de juzgarlos como decirles “¿por qué no te defiendes?” o “qué te pasa, reacciona”, sino más bien tratando de escucharlos y comprendiendo sus razones. A partir de eso, poder guiarlos con la experiencia que tenemos como personas mayores y buscando siempre las mejores vías para resolver los problemas. Una mayor participación por parte de los padres en la escuela puede mejorar también las cosas, un trabajo en conjunto con los maestros y maestras de las instituciones y un diálogo con miras a reforzar y mejorar el sistema educativo que se imparte en las escuelas que acuden nuestros hijos.


Entradas Recientes

Ver todo

Ir a terapia es de valientes

Por Claudia Armas Ir a terapia es un acto valiente. ¿Por qué? Porque significa reconocer y aceptar que hay algo en nosotros que no está funcionando del todo bien, que nos afecta y que necesitamos darl