BEBÉ-MADRE MADRE-BEBÉ LOS DOS, UN MUNDO

Por: Wendy Alarcón


Quiero iniciar esta pequeña lectura con esta frase: “No existe nada que pueda denominarse bebé” así lo afirma Donald Winnicott. Esta pequeña frase intenta transmitir que un bebé, en el mundo, no es un ser que se vale por sí solo y que solo puede ser reconocido y amparado por la madre y así a su vez enlazado por el ambiente que lo rodea. Ahora, imagina lo siguiente: Un día cualquiera, sales a la calle y de pronto te encuentras con un bebé, sí un bebé, en su coche, pero está solo y sin nadie a su alrededor. Seguramente la primera pregunta que va a surgir en ti es ¿y dónde está su madre? Con esto quiero transmitirte lo siguiente: Un niño pequeño y su madre forman una unidad; es decir, un niño pequeño, en este caso un bebé, y su madre se pertenecen mutuamente y son inseparables.

Durante el embarazo, la madre y el bebé comparten experiencias únicas entre ambos, lo que los lleva a desarrollar una identificación entre la madre y su bebé y así construir una experiencia de mutualidad. La madre desarrolla una conexión inimaginable con su bebé, por lo cual todas sus vivencias, tanto emocionales como físicas, le harán experimentar una conexión grandiosa con su hijo o hija. Este vínculo que se desarrolla con el bebé, hace que los padres siempre estén dispuestos a llenar de amor y cariño, así como protegerlo y cuidarlo, y que también hace que atiendan las necesidades básicas de su pequeño como es alimentarlo cada vez que está hambriento y estar pendientes a sus llantos.

¿Y por qué es importante desarrollar este vínculo afectivo con él bebe? Pues va a brindar un primer modelo de relaciones íntimas, lo cual llevará a desarrollar una sensación de seguridad y autoestima positiva en él. Recuerda siempre, que al formar un vínculo con tu bebé va a ser un proceso gradual, donde pueden existir altos y bajos, y que no se da de un momento a otro; es decir no se da en un minuto, ni en un segundo, y peor aún no va ocurrir a la fuerza durante cierto periodo de tiempo, pero que siempre va a depender de ti como se desarrolle este vínculo.

Los bebés tienen una grandiosa forma de interaccionar con la madre. Estos pequeños seres se comunican por primera vez mediante el tacto, piel a piel, para ellos es tranquilizador y también para ti que lo cuidas. El hacer contacto con tu bebé, es una forma potente de conectarte con él, recuerda que tu mirado lo sostiene y lo contiene. También, los bebés prefieren las voces humanas y los balbuceos, son sus primeros intentos de comunicación, aquí la importancia de entablar una conversación con tu bebé. Pero qué sucede, si este bebé es privado de los cuidados de sus padres, sobretodo de su madre. Recordemos aquí, el papel que cumple la madre con el bebé, es fundamental como es la conexión entre ellos dos.


El hecho de amamantar al bebé durante horas, después del parto, va a favorecer el vínculo. Muchas veces, cuando una madre, carga a su bebé por primera vez, se da cuenta que en la vida no existe una escuela donde te enseñen cómo criar a un hijo, pero si recuerdan lo que han vivido en su infancia, como es que han internalizado a su madre o a la persona que cuidó de ellas; aquí es donde para cada ser humano inicia el mundo de sus afectos, de la forma en como ellos lo recibieron, sean o no acertados. Es por ello que hablar de vínculo es hablar de ternura, que es imprescindible para fortalecer un apego sano y fuerte entre la madre y el bebé.

Para terminar quiero dejarles esta pequeña frase:

Niños con relaciones seguras. El punto de partida de una vida llena de posibilidades.” Anónimo.

¡FELIZ DIA DE LA MADRE!


Comparte tu opinión

© 2023 by Train of Thoughts. Proudly created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now